Ivan Vučetić: Sherlock Holmes de Hvar

Ivan Vučetić: Sherlock Holmes de Hvar

El padre del método de identificación de personas por sus huellas dactilares

¿A nosotros todos nos gustan los detectives, verdad? Que sean ficticios, protagonistas de las novelas y de las series policiacas, como Hercule Poirot, Jane Marple, Sherlock Holmes, Philipe Marlowe, Adrian Monk o que sean verdaderos comisarios, adoramos estas mentes de sangre fría, brillantes y analíticas, capaces de resolver hasta los casos policíacos los más difíciles. En su busca de los autores de delitos, se sirven de varios métodos: interrogación de los testigos, descubrimiento de pruebas, resultados de laboratorios, pero también del método de identificación de personas por sus huellas dactilares - dactiloscopia, gracias a un croata.

 

Ivan Vučetić nació el 20 de julio de 1858, en la maravillosa isla de Hvar, donde vivía hasta la edad de 26 años, cuando emigró a Argentina, dada la mala situación económica en la isla y en todo el país. Al llegar a la América del Sur tomó el nombre Juan Vucetich Kovacevich y cuatro años más tarde empezó a trabajar en la Oficina central de la Policía de La Plata, donde identificaba a los violadores de la ley según el método basado en las medidas de diversas partes del cuerpo, así llamado sistema de Bertillon.

 

Al constatar ciertos menoscabos de este método policíaco, Vučetić analizaba el trabajo del antropólogo británico, sir Francis Galton, quien descubrió que no hay dos huellas dactilares idénticas en el mundo. Después de haberse interesado por los ensayos de Galton, en 1891 Ivan Vučetić asumió la responsabilidad de la oficina de identificación donde inventó el equipo de toma y de archivo de huellas dactilares y una máquina de madera, así llamado «dactilonomo», con diez aberturas donde se metían los dedos de la mano izquierda y derecha, y donde se ponía una tarjeta personal, la ficha.

Daktiloskopija, Ivan Vučetić
Police Museum

Ya el año próximo Vučetić resolvió un caso difícil y complicado gracias a este método. En la escena del crimen fueron encontrados dos niños muertos, y Francisca Rojas culpó del asesinato a su amante. Vučetić tomó las huellas dactilares de la madre y la investigación mostró que sus huellas correspondían a las huellas sangrientas encontradas en el marco de madera de la puerta. Caso resuelto.

 

Después del éxito de Vučetić, la Policía argentina se volvió famosa por el método inovativo de encontrar a los delincuentes y no tardó mucho en empezar a utilizar la dactiloscopia en el mundo entero, y así es hasta hoy en día. Vučetić visitó su ciudad natal solamente una vez antes de morirse en 1925. Fue en 1913, cuando toda la ciudad dio bienvenida a su famoso conciudadano. Hoy, como el símbolo del agradecimiento por su contribución a la ciencia a y la criminalística, en Hvar ha sido erigido su monumento, y el Centro de investigación forense y los peritajes en Zagreb, así como la Academia de policía en La Plata llevan su nombre.